¿Por qué leer? Leer nos permite viajar, descubrir el mundo y su diversidad, abrir el horizonte, conocer nuestra humanidad y ahondar en las inquietudes del ser humano. La lectura es una actividad de la vida que, además de divertir, también ayuda a formar ciudadanos libres, inconformistas y críticos. Por eso, para nosotros es un pilar clave en la formación de nuestro alumnado que a lo largo del curso se zambulle entre las páginas de multitud de aventuras que reflejan la realidad y la experiencia del hombre en camino.

Cinco obras que nos están acompañando en la odisea de este año son: La historia interminable (Alfaguara), Carta al rey (Siruela), El sobrino del mago (Destino), El león, la bruja y el armario (Planeta) y Flor de leyendas (Anaya). Todas ellas tienen en común la fantasía porque, como afirmaba el escritor alemán Michael Ende, aquí se encuentra “el reino de las historias”. Estos relatos se caracterizan por su originalidad y por sus buenos valores: la amistad, la caridad, el compañerismo, el amor, la esperanza, la gratitud, el perdón, el respeto, la honradez o la empatía se conjugan en unos viajes cargados de acontecimientos que encantan el alma y la nutren de sabiduría.

 

La primera lectura, La historia interminable, es una de las novelas juveniles más leídas de todos los tiempos. Su protagonista es Bastian, un niño de once años que descubre en un libro mágico el mundo de Fantasía, cerca de desaparecer por el desencantamiento moderno de la Nada. En un juego metaficcional, emprendemos junto al héroe una inolvidable travesía en la que ayudados por criaturas fantásticas resolveremos los misterios de la existencia, iluminando la vida y reencantando la realidad: “les vas a enseñar a muchos el camino de Fantasía para que puedan traernos el Agua de la Vida.”

Otro de los libros fundamentales de la literatura juvenil es Carta al rey, de la escritora neerlandesa Tonke Dragt. Tiuri es el protagonista de esta historia, un joven aspirante a caballero al que le encargan la misión de entregar una carta al rey con un importante mensaje del que depende la paz del reino. En este marco, en el que el personaje se enfrenta a numerosos peligros, la autora profundiza en el valor de la lealtad, la valentía, el servicio a los demás, el deber y la honradez.

El sobrino del mago y El león, la bruja y el armario son dos clásicos de la literatura inglesa que exponen la victoria de un espíritu noble frente al mal. Al igual que Fantasía, Narnia es un mundo congelado, triste y sin Navidad que espera su liberación. En este contexto, en la segunda novela, los hermanos Peter, Susan, Edmund y Lucy y el león Aslan serán los encargados de liberar a los habitantes del yugo de la Bruja Blanca y de recuperar la luz y la alegría en el reino que imaginó C. S. Lewis.

El sobrino del mago, por su parte, es la precuela de la heptalogía narniana en la que descubrimos el origen de este mundo: “Narnia, Narnia, Narnia, despierta. Ama. Piensa. Habla. (…) Sed justos, compasivos y valerosos.” Las crónicas de Narnia reflexionan sobre el bien, la verdad, la responsabilidad, la fidelidad, la amistad, el perdón la caridad o la esperanza entre otros valores cristianos.

Terminamos estas recomendaciones con Flor de leyendas, de Alejandro Casona, una joya de la literatura española con la que ganó el premio Nacional en 1932. Este volumen está tejido con catorce míticas narraciones de la literatura universal que atesoran la riqueza cultural de algunos pueblos de la tierra (árabe, indio, griego, escandinavo o germano) y que nos ayudan a comprender la condición humana.

 

En definitiva, “toda historia -decía Ende- es una Historia Interminable. Hay muchas puertas para ir a Fantasía. Y hay todavía más libros mágicos. Muchos no se dan cuenta. Todo depende de quién coge uno de esos libros.” Por eso, desde el Colegio Internacional G. Nicoli te invitamos a sumergirte en el inolvidable viaje de la lectura.

 

Pablo Ortiz Soto (@letraherido)

Profesor de Lengua castellana y Literatura (ESO)