El comienzo de un proyecto en Educación Infantil siempre implica la inmersión en un mundo de investigación, descubrimiento, curiosidad y experimentación por parte de alumnos y del profesor. Cada trimestre, en nuestras clases, trabajamos un nuevo proyecto y nos ponemos manos a la obra para aprender todo lo posible del tema que nos aborda. Esto es lo que ha ocurrido en las aulas de 3 años al trabajar el proyecto de las manos.

Las manos son el primer contacto con el mundo que nos rodea, son una parte de nuestro cuerpo con la que podemos comunicarnos sin necesidad de hablar, pudiendo leer, moldear, crear música, bailar, sentir o acariciar.

A través de la primera fase del proyecto, con la actividad de motivación, despertamos el interés y curiosidad de los más pequeños hacia el tema que tratamos. Comienza la apertura, la investigación por su parte y posterior exposición a los demás. Descubrimos y aprendemos. A lo largo del mismo, vamos consiguiendo que los alumnos adquieran un aprendizaje significativo. Nos guiamos por sus intereses, orientándoles a través de preguntas, organizando recursos y contando con la colaboración de las familias.

Los niños se convierten en auténticos expertos, disfrutan exponiendo sus conocimientos previos, sus investigaciones y plantean preguntas que nos van a guiar a lo largo de todo el proyecto.

A partir de aquí comenzamos la fase de desarrollo:

  • ¿Qué son las manos?: A través de esta pregunta, trabajamos las distintas partes del cuerpo, profundizamos en las manos; el dorso, la palma, el nombre de cada uno de los dedos…
  • ¿Cómo cuidarlas? Nos ha permitido trabajar la importancia de llevar a cabo hábitos de higiene y cuidado, especialmente ahora en tiempos de pandemia.
  • ¿Qué podemos hacer con las manos? Descubrimos todas las posibilidades que nos ofrecen las manos, no solo para realizar actividades cotidianas, también nos hemos asomado al lenguaje de signos, la lectura Braille, la medida con palmos… Hemos disfrutado haciendo sombras con las manos, magia, bailando con ellas o tocando algún instrumento musical.

Además, partiendo del tacto hemos aprendido los 5 sentidos, porque con las manos identificamos distintas texturas. Y moldeamos, moldeamos con arcilla como si fuésemos auténticos orfebres. Todo ello se ha desarrollado a través de diferentes talleres, rincones, actividades, contando con distintos recursos, bailes y canciones.

Un proyecto lleno de descubrimiento, diversión y conocimiento donde los niños han sido protagonistas de su propio aprendizaje y donde, al cerrar y terminar el proyecto, llegan a la conclusión de que son capaces de tener ¡el mundo en sus manos!

 

María del Mar Santana

Coordinadora de Educación Infantil